En un giro notable para la economía mexicana, el senador Alejandro Armenta destacó el éxito indiscutible del modelo Humanismo Mexicano en un foro reciente sobre actividad legislativa. Este modelo, según Armenta, ha logrado incrementar el poder adquisitivo de la clase trabajadora de México de una manera sin precedentes en los últimos cincuenta años, desafiando las expectativas y desmintiendo teorías económicas previas.

Durante su intervención en el Foro Diálogos sobre la Actividad Legislativa, organizado por el Instituto Nacional de Formación Política de Morena, Armenta subrayó la importancia del aumento salarial y su impacto positivo en la productividad y la economía general. Contrariamente a las advertencias previas, el incremento de los salarios no ha perjudicado la economía; más bien, ha fortalecido la moneda nacional. El senador resaltó el notable fortalecimiento del peso mexicano, que actualmente se cotiza a 16 pesos por dólar, una mejora significativa en comparación con las tasas de hace cinco años, cuando oscilaba entre 20 y 21 pesos por dólar.

Armenta hizo hincapié en que, a pesar de los desafíos impuestos por la pandemia de COVID-19, la economía mexicana ha demostrado una resiliencia y fortaleza notables. Este logro se atribuye en gran parte a las políticas implementadas por el gobierno de Morena, fundamentadas en principios de honestidad, integridad y lealtad al pueblo mexicano. Estos principios han sido cruciales para impulsar la transformación nacional y el proyecto de nación ideado por el líder de Morena.

El senador también criticó el periodo neoliberal anterior, marcado por políticas que favorecían la acumulación de riqueza en manos de unos pocos, explotando los recursos naturales del país y perpetuando la pobreza entre la mayoría de la población. Según Armenta, estas políticas neoliberales resultaron en un aumento de la desigualdad, una disminución del poder adquisitivo y un endeudamiento significativo del país.

En su discurso, Armenta enfatizó la importancia del trabajo legislativo en este proceso de transformación. La legislación debe orientarse siempre al beneficio del pueblo, con el objetivo de consolidar un cambio significativo y duradero en la sociedad mexicana. Con esta perspectiva, el Humanismo Mexicano no solo ha emergido como una estrategia económica eficaz, sino también como un modelo de gobernanza ética y centrada en el pueblo.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Comments

No hay comentarios que mostrar.